Estar actualizado


CALOR Y ALTAS TEMPERATURAS.

ago 25, 2012 01:31 pm
comentarios (0) 4.311

visitas

Nos encontramos en verano y comienzan a subir las temperaturas… y muchas personas comienzan a sentirse mal. ¿Realmente nos afecta el calor? ¿Rendimos menos? ¿Nos afecta a todos por igual?…

Casi todas las personas nos adaptamos bien a los cambios de temperatura, pero un exceso de calor puede afectarnos tanto física como psicológicamente. A nivel físico aparece cansancio y cambios en la presión arterial pudiendo en situaciones extremas llegar al conocido como golpe de calor, donde la temperatura corporal asciende por encima de los 40º y puede llevar a la muerte por un fallo multiorgánico al fracasar el sistema termoregulador.

El calor también nos afecta especialmente a nivel psicológico. Pueden  presentarse  una serie de síntomas, podemos estar en un estado de ansiedad, encontramos con más irritación, agresividad, insomnio, inquietud, incomodidad y dificultades para concentrarse por lo que la persona puede ver sus capacidades disminuidas.

Si bien estos efectos psicológicos no son tan patentes cuando se pasa a la inversa, es decir, cuando se pasa de un calor extremo a una situación más templada, dado que en este caso lo que sentimos es relajación.

El calor tampoco afecta por igual a todas las personas. Es evidente que afecta de forma diferente a las personas mayores, a las enfermas o las que presentan alguna discapacidad, o a la infancia. Pero también pude influir de forma diferente en personas según su apreciación subjetiva.

Entre las medidas preventivas que tenemos que tener en cuenta cabe citar:

  • evitar salir durante las horas más calurosas y si no es posible, procurar estar a la sombra, intentar refrescarse (usar un abanico, sombreros anchos, echarse agua, etc.)
  • hidratarnos bebiendo líquidos,
  • evitar la exposición directa al sol
  • y sobre todo, no focalizar nuestra atención en el calor que sentimos, pues subjetivamente puede parecer que tenemos más calor del que hace si no hacemos más que pensar en ello.  Saludos Laura Vela

Dejar comentario

*